La Bola de Jot Down: “Soy un modelo a no seguir”

Hay momentos en la vida de una chica que son muy “sí, sí oh sí!”. Como cuando le pides una entrevista a La Bola, y acepta. Zas. #Señorasque consiguen su primera entrevista en exclusiva.

Para los no iniciados, La Bola es el/la gestor de redes sociales de la revista Jot Down. No se sabe quien es, ni a qué dedica su tiempo libre. Nada, cero.

Leyendo sus tuits y sus respuestas -interactúa mucho, muchísimo con sus seguidores-  lo imaginas muy listo. Y muy leído.  Con una sonrisa algo torcida a lo Rhett Butler. O mejor aun, con la mirada de Marlowe. Aunque tal vez La Bola es una chica, no hay que dar nada por supuesto. Pero hay chicas muy Marlowe. En realidad la Bacall dejaba a Bogart en el sitio constantemente, no me digáis que no.

Y no digo más. Leed, leed, malditos.

¿Cuántos/as sois? Resulta difícil creer que una sola persona despliegue tanta actividad. ¿Y estáis ahí desde el principio? Los dos primeros tuits ya son tuyos/vuestros? (Para simplificar, en adelante obviamos el tú/vosotros…)

Somos tres personas las que habitualmente manejamos la bola, pero soy yo (llámame Ocho) la persona que hace ruido. Los otros dos solo publican nuestros contenidos.

Esos dos primeros tuits, madre mía.

Con Jot Down te estrenas, o ya antes hiciste este trabajo para otros? Y en ese caso, para otra revista/periódico, o era otro tipo de cliente?

Me estreno con Jot Down. Cuando llegué no sabía cómo funcionaba esto, he aprendido sobre la marcha. No había tenido tampoco cuenta personal. Así que decidí tirarme a la piscina observando y arriesgando. Ensayo-error.

El “tono Jot Down”, ¿es premeditado o ha ido saliendo? Se trabajó previamente la personalidad de La Bola? ¿O te dieron el puesto porque pensaron que La Bola debía ser como tú?

Es espontáneo. La Bola soy yo, y me dieron el puesto porque creyeron que el tono era adecuado a nuestro perfil, supongo.

¿Hay temas en los que previamente habéis decidido no meteros? ¿Alguna auto-limitación pactada?

Tengo libertad absoluta, por eso me divierto. Procuro aplicar el sentido común, eso sí. Con ese ensayo-error del que te hablaba al principio he aprendido mucho y sé que hay cosas que molestan (incluso hieren), así que tengo cuidado.

El fútbol y la religión (valga la redundancia) levantan ampollas, siempre.

¿Por qué una bola? (Esta es superoriginal de la muerte, sí, sí. Pero igual nos pica la curiosidad)

Es la bola ocho, no una bola cualquiera. ¡La negra!

¿Cuál ha sido tu peor crisis? Como gestor de redes sociales, queremos decir. Así, más personales, tomando un café y tal, cuando quieras.

La peor crisis siempre es la última. Principalmente porque cada vez tenemos más seguidores, así que llegamos a ser TT.

Estábamos preparando el número impreso y se me ocurrió quejarme de algo que nos ocurre cada vez: sudamos sangre para conseguir entrevistas a mujeres. Buenas entrevistas. Y, bueno, se interpretó como una crítica. Me llamaron marichulo y otras cosas bonitas.

Al parecer, decir que las mujeres, en general, son más cautas que los hombres es machista. Yo lo considero una virtud, pero consiguieron hacerme dudar (durante unos minutos). De locos.

Parece que tu tuit más viral, con más de 3000 RT fue este:

Pero ¿cuál de tus tuits referido a contenido propio de Jot Down ha tenido más recorrido?

La verdad es que no tengo ni idea, llámame hippie. No me dedico a contar retuits, no tengo tiempo ni curiosidad.

Habéis entendido como nadie que twitter es diálogo. Eres ejemplo de gestor de redes (si prefieres comunity manager lo dices, sin problemas!) de un medio de comunicación. Te ibas a forrar dando conferencias, cursos, o incluso un máster. Y en lugar de eso, eliges el anonimato más absoluto. ¿¿¿Y eso???

Soy quien maneja la bola. Lo de comunity manager me escuece, casi tanto como lo de influencer. Qué horror.

Y dime, cómo voy a dar lecciones si me salto todas las normas y me fastidia que me las intenten dar a mí. Máster punk.

¿Recibes muchas ofertas, además de la de Marcos Martín?

“Lo que quiero es contratar al community manager de Jot Down. Ese Twitter es brillante, eso es una mina”.

Recibo muchas más críticas que propuestas. Cuando hay polémica, llegan mails a redacción pidiendo mi cese. Unas veces de manera sutil, otras no tanto (“daremos de baja nuestra suscripción si no cambia la política de comunicación en las redes sociales”). Es muy divertido.

¿Tus referentes? ¿Eres muy fan de alguien? ¿Quién te inspira?

Me encantaría decir que tengo referentes, pero sería mentir. Hay mucha gente a la que sigo que me gusta, claro, pero trabajo de manera intuitiva. Digo lo que tengo que decir como creo que debe decirse; cuando soy consciente de que la he cagado, rectifico.

Los expertos de todo esto, los gurús, suelen llamarme la atención. “Esto se hace así, no deberías decir eso, estás pisoteando las reglas básicas”. Y lo agradezco, pero estoy aquí porque me divierto. En el momento en que me obliguen a ceñirme a las normas establecidas, adiós.

¿Tus seguidores en Facebook son los mismos que tus seguidores en twitter? ¿También gestionas tu Facebook? ¿Es muy diferente el trato en una y otra red?

Sé que hay muchos seguidores que coinciden, pero no sé si todos. Cuando pasas de 100.000 seguidores es complicado controlarlo.

Gestiono también Facebook, pero es mucho más tranquilo. Solo se publican nuestros artículos y algo de fotografía.

Cuando entrevistasteis a Carlos Fernández Guerra, @policia, dijo dos cosas:

“el 99,9 por ciento de los tuiteros somos gente normal”.

“yo creo que somos una élite respecto a los que no lo son —permíteme ser así de cretino y egocéntrico como tuitero—, siempre he pensado que estamos por encima de la media en distintas cuestiones”.

¿Tú qué opinas?

Opino que no somos gente normal (en la categoría “normal” metería, por ejemplo, a mi madre). Y sí, Carlos es élite. Casta, vaya. Pero hace un trabajo fantástico.

Ignacio Escolar dijo (en la entrevista que le hicisteis en Jot Down, claro):

“Un amigo, @yoriento, dice que en Facebook sigues a tus amigos y en Twitter sigues a la gente que te gustaría que fuesen tus amigos”

¿A ti te pasa, notas que hay gente que se cree tu amiga? ¿Y recibes muchas peticiones de matrimonio?

Sí, hay gente con la que se llega a tomar mucha confianza. Y gente que se toma confianzas por su cuenta, también. Me parece bien siempre y cuando sea con respeto, hay líneas que no deben pisarse jamás.

¿Qué líneas son esas? Cada cual pinta las suyas, es algo muy personal. Una vez más se trata de utilizar el sentido común.

Me han pedido matrimonio bastantes mujeres pero ninguna tenía tierras.

Y Arcadi Espada os dijo

“Las redes sociales no son nada sin los medios de comunicación.”

Estoy de acuerdo con Arcadi. Sin la prensa, sin las noticias diarias, sin los programas de televisión y radio, ¿de qué hablaríamos? Sería tremendamente aburrido.

Una de las “100 verdades como buques” de Cristian Campos es:

“Twitter es un antro. Y con pretensiones, que es lo peor.”

Eso a ti te deja en un rincón oscuro, levantando vidrio y cantando “mira mi brazo tatuaaaaadooooo” … Desde BarrinaLab te damos la oportunidad de responderle.

También estoy de acuerdo con Cristian. Es un antro muy útil y muy divertido si sabes a quién seguir y qué ignorar. Exactamente igual que en cualquier antro de los que frecuentamos para que nos sirvan cerveza.

Cuando Ramón Lobo entrevistó a Belén Barreiro, ella dijo:

“España es el quinto país en redes sociales. Y en las redes sociales las exigencias de información son enormes, así como la capacidad para contrastar informaciones falsas. Eso significa una sociedad más rápida y vigilante. Cualquier mentira se va a descubrir y denunciar. Es una sociedad a la que no te puedes dirigir con un eslogan. Es una sociedad más informada, más sutil, más vigilante y que exige que hagas las cosas mejor.”

Opina, por favor. Mirando un poco más allá de tus 159.000 seguidores, todos ellos sutiles, vigilantes y exigentes, con toda seguridad, no nos cabe ninguna duda, ninguna.

Mis seguidores son la hostia, y si me sueles leer sabrás que no soy de regalar cumplidos. Son tremendamente exigentes y de un nivel intelectual tirando a muy alto. Esto me obliga a estar siempre alerta, en tensión. El mínimo despiste se me señala, se me corrige. Y es de agradecer.

Qué gran invento, se aprende una barbaridad.

Hace unos días Silvia Cobo publicó en su blog una entrevista a Ramón Lara, codirector de Salvados, quien declaró:

“Si Salvados es el periodismo en mayúsculas, qué mal debe estar el periodismo” ¿Qué opinas?

Entiendo perfectamente lo que quiere decir Ramón, pero prefiero mantenerme al margen en esto. No soy periodista.

Las preguntas obligadas: Cuál es tu rutina, y que herramientas utilizas, y si haces mucho caso y seguimiento de las métricas.

Abro los ojos cuando aún es de noche, me hago un café y leo la prensa. Azuzo a los tuiteros, siempre hay muchos de guardia cuando la mayoría aún se despereza. Doy los buenos días y empiezo con el repaso de las noticias hasta la hora de empezar a publicar (entre las 10:30 y las 11:00).

Cerveza, cerveza.

La tarde es más relajada salvo cuando hay redada o he metido la pata.

Como diría mi compañero Ricardo: las métricas qué es.

Programáis tuits, o todos, pero todos todos son en directo?

Riguroso directo.

¿A los pesados los bloqueas? ¿Has bloqueado a muchos?

He bloqueado al bot de las croquetas. Y a alguna cuenta que no me interesa nada pero aparece constantemente en mi TL porque los retuitean mis seguidores.

A los pesados se les ignora.

¿Algún comentario te ha proporcionado un número especialmente significativo de unfollows? ¿Alguna vez alguien te hizo un unfollow?

Fútbol y religión. Y claro que me han dejado de seguir, pero a veces me entero meses después. A no ser que vengan expresamente a decírmelo muy enfurruñados.

Un gurú de las redes sociales dijo en una charla que un buen tuit requiere invertir 45 minutos. Tú tienes una media de 39 tuits diarios, si dedicaras tanto tiempo no te llegaba la vida. Esto no es exactamente una pregunta, pero igualmente puedes responder.

¿Ves por qué no doy conferencias? Soy un modelo a no seguir.

Hay unos test así rápidos de cuyo nombre no nos acordamos, pero te lo hacemos igual:

– Un libro: ¿Uno?
– Una peli: ¿Una?
– Una canción: Para hacer qué.
– ¿Eres periodista o comunicador por formación (reglada)? No a todo.
– Si es que no, ¿qué eres? Una bola negra, qué preguntas haces.
– ¿El País o El Mundo? Hay gente a la que hay que leer SIEMPRE en El Mundo y en El País.
– ¿El Periódico o La Vanguardia? Igual que la respuesta anterior.
– ¿El Periódico en catalán o el Ara? Ara.
– ¿Podemos o Ciudadanos? Aún no sé a quién votar, un drama. Para que no digas que no me mojo: fui votante del PSOE hasta que llegó Zapatero. Desde entonces no he vuelto a votar en unas generales. Insisto, un drama.
– ¿Camisa de cuadros o “samarreta” a lo Bruce Willis/Lara Croft? ¿No hay más opciones?
– ¿Mariló Montero o Ana Pastor? La duda ofende.
– ¿Salvados o Sálvame? Por qué me haces esto. Por qué.
– ¿En vacaciones “apagas” twitter? Sí. Lo apago todo.
– Si yo digo “Ocean’s eleven”, ¿te viene a la cabeza Pitt, Clooney, Roberts o Z Jones? O eres más de la generación de Crepúsculo, o los Juegos del hambre? ¿Tengo pinta de ser de la generación de Crepúsculo?
– ¿The Newsroom o Lou Grant? ¿Por qué hay que elegir?
– ¿Has tenido que buscar Lou Grant en Google? Me estoy cabreando. Mucho.
– ¿Hipster o hippie? Hippie. Mataría por haber podido estar en el Woodstock del 69.

Gracias Bola. Un placer, y un lujo.

NOTA: Entrada publicada originalment al BarrinaLab, mitjà del taller de premsa digital de Tallers Radiofònics

Anuncis